Nada me doliera tanto,
como no haber trazado caminos en tu piel.
Como no haber respirado tu atmósfera,
ni haber bajado a tus simas.
Nada me doliera tanto,
Como no haber nadado en tu orilla,
ni avanzado en tus mareas.
Nada me doliera tanto,
Como expatriar de tu voz mi nombre,
y no abrir fuego en tus manos.
Nada me doliera más
que no haber podido amarte,
que no haberte amado tanto.  

Mariaje López

Si lo deseas, puedes dejar un comentario.